Enlace Socialista

Proletarios del mundo uníos

Información del Caso Atenco

El proyecto de dictamen de Gudiño, gran retroceso: familiares de Alexis Benhumea

Blanche Petrich

Inconformes con el proyecto de dictamen que presentó ayer el ministro José de Jesús Gudiño ante la Suprema Corte de Justicia sobre cómo ocurrieron los hechos del 3 y 4 de mayo en San Salvador Atenco, el hermano y el padre de Ollin Alexis Benhumea, Miguel y Ángel, respectivamente, consideran que este documento representa “un gran retroceso” respecto de la investigación que hizo tres años antes la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en particular en cuanto a su afirmación de que “no se pueden señalar responsables” de la muerte del joven Alexis.

Según la autopsia y los peritajes que se hicieron en el momento, el estudiante, que había acudido con su padre y un contingente de la otra campaña zapatista a solidarizarse con el pueblo de Atenco el día del operativo policiaco, sufrió fractura de cráneo por el impacto de una cápsula de bomba lacrimógena. Entró en estado de coma y murió cuatro semanas después.

Además de la muerte de Benhumea también se produjo el fallecimiento de Javier Cortés Santiago, un adolescente vecino del pueblo, por un disparo en el tórax. La CNDH señaló la responsabilidad de los cuerpos policiacos, que sí llevaron armas de fuego y dispararon gases lacrimógenos directamente en contra de la multitud.

Por el contrario, el documento que ayer entró a debate entre los 11 ministros de la Corte discrepa del informe la CNDH. Concluye que “no hay elementos para determinar la identidad de los perpetradores” ni de señalar a ningún elemento de los cuerpos policiacos como probable responsable.

Miguel Benhumea prevé que la propuesta de dictamen sí va a concluir que hubo agresiones y torturas sexuales contra las mujeres detenidas, aunque no a consecuencia de una orden de los superiores de los agentes, porque en todo caso los responsables enfrentarían una sanción por un delito menor. “Pero nunca van a reconocer que hay autoridades del estado de México responsables de los dos homicidios. Lo que la Corte está haciendo desde ahora es cubrirle las espaldas al gobernador Enrique Peña Nieto.”

Finalmente, el hermano de la víctima retó a Gudiño Pelayo a debatir públicamente sus tesis jurídicas.

En el caso Atenco hay que sentar límites para que no se repitan las violaciones: Góngora

? En la discusión del asunto, que continuará hoy, sólo un ministro descarta la existencia de abusos

Jesús Aranda

Le corresponde al Estado mexicano demostrar que no es el resposable de la muerte de dos jóvenes –Alexis Benhumea y Javier Cortés Santiago– y de las violaciones graves a los derechos humanos ocurridas en San Salvador Atenco, sostuvo ayer Genaro David Góngora Pimentel al iniciarse en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la discusión de este asunto.

En cambio, para su compañero, Sergio Salvador Aguirre Anguiano, lo ocurrido en el poblado mexiquense los días 3 y 4 de mayo de 2006 se debió a que la autoridad fue rebasada “por imprevisión, por un grupo beligerante de gente armada, con cañones, con lanzacohetes, con machetes, con piedras, con garrotes y con todo tipo de artilugios agresivos”.

Aguirre, quien fue el único de los 11 ministros que descartó tajante la existencia de violaciones a los derechos humanos, sostuvo que era una “¡barbaridad!” atribuir a la policía la muerte de los jóvenes.

En respuesta al planteamiento de Góngora de que las autoridades federales y del estado de México no cumplieron con realizar una investigación profunda para esclarecer quién realizó el disparo que mató a Cortés Santiago –pese a la evidencia de que el arma usada era oficial y que la Procuraduría de Justicia mexiquense ni siquiera practicó la prueba de pólvora a los agentes que participaron en el operativo–, Aguirre señaló que la bala “pudo haber salido de la policía, para alguno de los ministros esto es indudable; pudo haber salido del arsenal de los atacantes subversivos, es una probabilidad, o pudo haber sucedido por un acto aislado lamentable y horrible”.

A su vez, José Ramón Cossío deslindó de responsabilidad a la Policía Federal Preventiva –en aquel entonces encabezada por el actual procurador general de la República, Eduardo Medina Mora– de la mala “planeación” del operativo en Atenco, aunque coincidió posteriormente con el dictamen presentado por el ministro José de Jesús Gudiño Pelayo en que no fue proporcional el uso de la fuerza y que se consintieron “actos de tortura durante la detención y traslado” al penal mexiquense de Santiaguito.

Sin embargo, Gudiño Pelayo precisó de inmediato a Cossío que la PFP sí participó el 3 de mayo, a pesar de que la dependencia federal en su momento negó haber intervenido.

Margarita Luna Ramos proyectó la que sería su postura en este debate: que no encontró ningún indicio en el dictamen de Gudiño “de que alguna de las autoridades superiores, llámese gobernador del estado (Enrique Peña Nieto), llámese procurador general de la República, llámese director de la Policía Federal Preventiva, etcétera, haya dado la orden específica para decir sí, hagan un operativo con exceso de fuerza y de violencia, sin importar garantía individual alguna”.

“La gran oportunidad”

Los ministros debatieron en dos sesiones –una por la mañana y otra por la tarde–, en las que quedó en evidencia que no todos los integrantes del pleno apoyan el sentido del proyecto elaborado por el ministro instructor José de Jesús Gudiño Pelayo, quien plantea que sí hubo violaciones graves a las garantías individuales de los atenquenses, particularmente en contra de las 31 mujeres que fueron detenidas los días 3 y 4 de mayo de 2006 y que sufrieron agresiones sexuales a manos de los uniformados del estado de México.

Sabedor de la división de criterios, Gudiño Pelayo señaló en su intervención inicial, en la que hizo un detallado relato de los hechos, que Atenco “es la oportunidad de que el tribunal constitucional contribuya en algo” al debate sobre el uso legítimo de la fuerza pública, “para que México sea un país de más seguridad, pero también de libertades.

“Es una coyuntura inigualable para empezar el debate sobre los límites de la potestad del Estado, porque no hacerlo da paso al uso arbitrario e ilimitado de las fuerzas del Estado y nos torna vulnerables, porque nos coloca ante la disyuntiva de escoger entre el autoritarismo o la anarquía.

“Atenco no debe quedarse en Atenco”, subrayó.

A pesar de las más de cinco horas de debate en sesión “pública”, a la que tuvieron acceso sólo integrantes de la Corte, funcionarios del estado de México y una comisión de cinco representantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra –estos últimos ingresaron apenas 15 minutos antes de que terminara la sesión matutina–, los ministros sólo aprobaron un punto concreto:

Que el informe del ministro Gudiño es suficiente para que el pleno determine si hubo o no violaciones graves a las garantías individuales en Atenco, y será hoy cuando cada uno de los ministros defina su posición sobre el uso legítimo de la fuerza y, en consecuencia, si fueron violados los derechos humanos en Atenco.

Por su lado, Góngora Pimentel convocó a sus compañeros a asumir una postura en favor, en términos generales, del dictamen, ya que “somos la última instancia nacional que puede coadyuvar a reparar las violaciones a los derechos humanos y sentar límites para que estas conductas no se vuelvan a repetir en el futuro”.

Por eso, enfatizó: “debemos poner límites y decir que en México existe estado de derecho, rigen leyes nacionales y no la ley de la selva. Es hora de que sepan los gobernantes que en México ya no se toleran esas situaciones; son otros tiempos”.

La palabra la tienen sus compañeros, quienes reanudarán hoy la discusión del asunto.

 

 

Dejar fuera del recinto a víctimas de Atenco, “decisión que deja mal parada a la Corte”

? Sólo se permitió el ingreso a una comisión de cinco afectados, con Trini del Valle al frente

Blanche Petrich

Las más de 900 hojas que resumen la investigación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre los hechos del 3 y 4 de mayo de 2006 en San Salvador Atenco se encapsulan en las preguntas que José de Jesús Gudiño, el ministro ponente, resumió así: “¿Qué hay del caso Atenco? ¿Fue legítimo el uso de la fuerza en Atenco?”

Y otra más: “¿qué derechos humanos fueron violados en estos acontecimientos?”

Nueve hombres y dos mujeres, vestidos con sus togas negras, iniciaron ayer, cerca del mediodía, el trascendental debate. Y fuera de la sede del máximo tribunal, en una esquina del Zócalo capitalino, el cada vez más compacto contingente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) emprendía su enésimo plantón clamando justicia por los 13 presos que aún permanecen en las cárceles del Altiplano y Molino de Flores; por las 30 mujeres detenidas que sufrieron tortura sexual; por los dos jóvenes estudiantes que murieron ante el avance policiaco; por los golpeados, y por los torturados.

Puntuales, los atenquenses se plantaron este lunes con sus mantas, su sonido y sus machetes. Se formó la comisión acordada, se apuntaron los nombres y, encabezados por Trini del Valle, la esposa del dirigente Ignacio del Valle, sentenciado a 112 años de prisión, se disponían a entrar al recinto, rodeado por un dispositivo de policías antimotines. Era un compromiso asumido por el presidente de la SCJN, el ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia cuando, en sus oficinas, recibió a un grupo de familiares de presos y víctimas de Atenco.

Desfile de funcionarios

Mientras esperaban que les franquearan el paso, los atenquenses verían el desfile de abogados y secretarios que entraban, uno tras otro, sin traba alguna. Entre ellos, un nutrido grupo de altos funcionarios del estado de México. Y varios litigantes del jurídico del gobernador Enrique Peña Nieto, directamente desde Toluca.

Entonces llegó la contraorden: el propio ministro Ortiz Mayagoitia mandaba decir que “ya no había lugar” para la comisión de Atenco. En efecto, el reducido salón de plenos estaba lleno. Es un recurso al que con frecuencia los ministros echan mano. Llenan desde temprano los lugares con secretarios y empleados para evitar el acceso de “grupos que puedan hacer escándalo”. Y esto ocurrió una vez más.

“Es una decisión que deja muy mal parada a la Corte –comentó el abogado defensor de los presos del FPDT, Leonel Rivero–; ningún otro tribunal del mundo se atrevería a esto: dejar fuera del recinto a las víctimas. Es algo que no se ve ni en la Corte Interamericana, en ningún otro lado.”

Llamadas urgentes, mensajeros, gestiones. Se concedió espacio para tres comisionados. En la banqueta se deliberó: no eran suficientes, no era lo acordado, ni siquiera era proporcional a la representación del gobierno mexiquense. Faltaban cinco minutos para que se levantara la sesión cuando finalmente se dio luz verde y, con Trini del Valle al frente, ingresaron cinco atenquenses.

“Alcancé a oír algo que dijo Góngora Pimentel que me gustó”, diría más tarde.

Era una tesis adelantada por el ministro que citaba un principio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que sostiene que la protección a las garantías fundamentales no puede confundirse con la justicia penal. Por tanto, no se puede pedir –como lo propone el dictamen de Gudiño, que las víctimas demuestren que les fueron vulnerados sus derechos”. Es, insistió el ministro, “el Estado el que tiene que demostrar que no ocurrieron las violaciones a los derechos humanos”.

En torno a sus preguntas y a su hipótesis de que en Atenco ocurrieron, en efecto, graves violaciones a los derechos humanos, Góngora Pimentel centró el análisis de su conclusión en las carencias y las deficiencias con que operan los cuerpos de seguridad y la inexistencia de marcos legales que ordenen sus acciones.

A partir de ahí se propuso que el caso Atenco “no debe quedarse en Atenco”; que la discusión de hoy se vea “como una oportunidad para dar contenido y límites humanitarios al uso de la fuerza pública”, que a la solución se le dé “un alcance nacional”.

Pero sólo Góngora puso atención al tema de las víctimas. Refirió que cuando leía el dictamen, “tenía que hacer pausa después de leer cada página, por asombro al percatarme de la magnitud de los errores y horrores de los que son capaces nuestros gobernantes”. Para concluir sugiriendo que el alcance del debate y la solución de los ministros vaya más allá de los límites impuestos: “somos –recordó– la última instancia nacional que puede coadyuvar a reparar las violaciones a los derechos humanos, y sentar límites para que estas conductas no se vuelvan a repetir en el futuro”.

10 de febrero de 2009

www.enlcaesocialista.org.mx